Busca en nuestro blog

VIACRUCIS PARA NIÑOS: El Camino de Jesucristo para nuestra Salvacion

Con el rezo del Viacrucis recordamos con amor y agradecimiento lo mucho que Jesús sufrió por salvarnos del pecado.
Con este acto de piedad te animarás a cargar con las pequeñas cruces de cada día.

Es fácil hacer el viacrucis:
  • En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
  • Realiza la oración inicial
  • Observa los dibujos.
  • Identifica lo que pasa en cada estación con los nombres correspondientes. 
  • Al final reza un Padrenuestro y un Avemaría en cada estación. 
Oración inicial:

Señor Jesús, que tienes a todos los niños entre tus predilectos, 
vamos a recorrer y a meditar sobre tu camino de dolor, 
no tanto el que viviste hace siglos, 
sino el que sigues viviendo hoy especialmente en los niños que sufren. 

Tú te has identificado con nosotros los cristianos, pero también, 
de manera especial con todos los hombres que sufren. 
Tu sigues sangrando en las heridas de los hombres y de las mujeres de hoy. 
Todos somos victimas del sufrimiento pero también somos culpables de que muchos sufran.

Ayúdanos a reconocer nuestros errores y sembrar amor en nuestro corazón. 

Amen.




Primera estación: Jesús es condenado a muerte.

Segunda Estación: Jesús carga con la Cruz.

Tercera Estación: Jesús cae bajo el peso de la Cruz.

Cuarta Estación: Jesús encuentra a su Madre.

Quinta Estación: El Cirineo ayuda a Jesús a llevar la Cruz.

Sexta Estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús.

Séptima Estación: Jesús cae por segunda vez.

Octava Estación: Jesús consuela a las hijas de Jerusalén.

Novena Estación: Jesús cae la tercera vez.

Décima Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.

Décima primera Estación: Jesús es clavado en la Cruz.

Décima segunda Estación: Jesús muere en la Cruz.

Décima tercera Estación: Jesús es bajado de la Cruz y entregado a su Madre.

Décima cuarta Estación: Jesús es puesto en el sepulcro.

SER PADRES

CUALIDADES PARA SER PADRES DE NIÑOS INTEGRALES

Las Cualidades para ser buenos padres no se consiguen a la vuelta de la esquina, es cuestión de trabajo, disciplina y paciencia; sin embargo, los frutos son de gran importancia. Y así se va formando una sociedad bien estructurada, con seres humanos integrales y útiles para la sociedad.


Las siguientes virtudes les permitirán poseer las "Cualidades necesarias para ser Buenos Padres" sin necesidad de usar la violencia o ser dictatoriales, nada mejor que un padre paciente y equilibrado que entiende y ayuda a los hijos a que adquieran buenos hábitos en el tiempo.

  1. Empatía. La empatía habla de la importancia de colocarse en los zapatos de sus hijos. Piensen como eran y como se sentian a esa edad, entenderlos no implica aceptar su mal comportamiento, pero si tratar de ayudarlos desde la propia experiencia.
  2. Comunicación. Es importante escuchar a los niños cuando ellos quieren hablar, de esta forma se crean lazos de confianza y los pequeños van a acudir a los padres cuando tengan un problema. A pesar de que se traten de cosas sencillas, los niños quieren ser escuchados. El saber escuchar es una de las mejores cualidades para ser buenos padres.
  3. Autocontrol. Uno de los problemas que se presenta en las familias, es que los padres se llenan de ira y comienzan a gritar a los niños, y en algunas ocasiones los golpean, esto daña la relacion padre e hijo y genera que el niño les tenga miedo. Los buenos padres deben controlarse para ayudar a los hijos a mejorar.
  4. Paciencia. Muchos padres desean tener hijos perfectos, que no se equivoquen y que realicen todas las tareas asignadas, pero los buenos padres deben llenarse de paciencia para corregir a sus hijos cuantas veces sean necesarias, hasta lograr una buena formación de su carácter.
  5. Ser ejemplo. Los padres que hacen enseñan más que los padres que dicen; la coherencia hace que las palabras tengan valor y los hijos puedan asimilarlas con facilidad, nada mas ineficiente que consejos contrarios a lo que se esta haciendo. El padre irresponsable no puede decirle a su hijo que sea responsable o un padre borracho no puede aconsejar a su hijo que no consuma alcohol; la formación de los hijos se puede lograr desde una vida ejemplar. El ejemplo es un punto vital para ser buenos padres.