Busca en nuestro blog

ACTIVIDADES ECOLÓGICAS ESCOLARES

Pasar más tiempo en los jardines, comenzar un programa de reciclaje o desarrollar proyectos utilizando material reciclado, son algunas de las maneras en que se puede crear una conciencia ecológica en los niños.

El cuidado del ambiente es un tema que requiere de especial sensibilización por parte de la sociedad. Desde hace ya un tiempo, la educación de diferentes países integró a sus planes de estudios, temas que promuevan desde pequeños una conciencia ecológica. Como maestros ¿qué podemos hacer para inculcar el cuidado del ambiente?



Ideas prácticas para sembrar una conciencia ecológica en nuestros educandos y lograr cambios profundos en el futuro:

1. Trata de pasar más tiempo fuera del salón: Consigue una manera de dar clases fuera del salón, esto impulsa el amor y entendimiento de los niños por el ambiente y su importancia, sembrando en ellos, el deseo de vivir en mayor armonía con el medio ambiente.




2. Haz que los niños traigan una toalla pequeña para las manos y la cara en lugar de usar toallas de papel: pídeles que usen únicamente la suya y que se la lleven los fines de semana a casa para lavarlas. Esto permite bajar de forma muy significativa la cantidad de basura que cada niño produce.

3. Comienza un programa de reciclaje en tu escuela: no solo ayudas al ambiente, si no que puedes generar ganancias que te ayuden a financiar proyectos alternos dentro de tu escuela. Puedes incluso promoverlo con premios al salón o grupo que lleve mayor cantidad de material reciclable cada semana.

4. Encuentra maneras de reducir el uso de papel dentro de tu salón de clases: utiliza ambos lados del papel, guarda los papeles impresos que ya no sirvan para actividades que solo requieran un lado de la hoja, evita utilizar más de una hoja en las notas que se envían, establece un sistema de notificaciones mediante circulares por email en lugar de enviarlas en papel con los niños, entre muchas otras formas que se te pueden ocurrir. 

5. Desarrolla proyectos con material reciclado: maquetas, tarjetas, y muchas otras cosas se pueden hacer a partir de papel, plástico, cartón y demás materiales reciclados.


Fotos: Centro Integral Psicopedagógico

SER PADRES

CUALIDADES PARA SER PADRES DE NIÑOS INTEGRALES

Las Cualidades para ser buenos padres no se consiguen a la vuelta de la esquina, es cuestión de trabajo, disciplina y paciencia; sin embargo, los frutos son de gran importancia. Y así se va formando una sociedad bien estructurada, con seres humanos integrales y útiles para la sociedad.


Las siguientes virtudes les permitirán poseer las "Cualidades necesarias para ser Buenos Padres" sin necesidad de usar la violencia o ser dictatoriales, nada mejor que un padre paciente y equilibrado que entiende y ayuda a los hijos a que adquieran buenos hábitos en el tiempo.

  1. Empatía. La empatía habla de la importancia de colocarse en los zapatos de sus hijos. Piensen como eran y como se sentian a esa edad, entenderlos no implica aceptar su mal comportamiento, pero si tratar de ayudarlos desde la propia experiencia.
  2. Comunicación. Es importante escuchar a los niños cuando ellos quieren hablar, de esta forma se crean lazos de confianza y los pequeños van a acudir a los padres cuando tengan un problema. A pesar de que se traten de cosas sencillas, los niños quieren ser escuchados. El saber escuchar es una de las mejores cualidades para ser buenos padres.
  3. Autocontrol. Uno de los problemas que se presenta en las familias, es que los padres se llenan de ira y comienzan a gritar a los niños, y en algunas ocasiones los golpean, esto daña la relacion padre e hijo y genera que el niño les tenga miedo. Los buenos padres deben controlarse para ayudar a los hijos a mejorar.
  4. Paciencia. Muchos padres desean tener hijos perfectos, que no se equivoquen y que realicen todas las tareas asignadas, pero los buenos padres deben llenarse de paciencia para corregir a sus hijos cuantas veces sean necesarias, hasta lograr una buena formación de su carácter.
  5. Ser ejemplo. Los padres que hacen enseñan más que los padres que dicen; la coherencia hace que las palabras tengan valor y los hijos puedan asimilarlas con facilidad, nada mas ineficiente que consejos contrarios a lo que se esta haciendo. El padre irresponsable no puede decirle a su hijo que sea responsable o un padre borracho no puede aconsejar a su hijo que no consuma alcohol; la formación de los hijos se puede lograr desde una vida ejemplar. El ejemplo es un punto vital para ser buenos padres.