¡Suscríbete Gratis!

Buscar este blog

MAESTRO POR EXCELENCIA

Jesús de Nazaret,
el Hijo de Dios (para los creyentes)
es el Maestro por excelencia.

 

"La misión más hermosa es Educar  
y Dios la encomienda al corazón que albergue los más nobles sentimientos..."





Eres un buen Maestro...

Si tu corazón se emociona al ver a tus estudiantes.

Si cada rostro es para ti, un alma que se debe cultivar.

Si cada hora de clase se ha escapado aprisa.

Si quieres más tu trabajo cada año que pasa.

Si las dificultades, inevitables, te encuentran sonriente.

Si los padres y niños dicen que eres amable.

Si combates el mal pero no al pecador.

Si sabes ser niño permaneciendo maestro.

Si sabiendo tantas cosas no te crees sabio.

Si ante la belleza sabes sorprenderte.

Si tu vida es lección y tu palabra silencio.

Si tus estudiantes quieren asemejarse a ti...

Día Mundial del Docente (5 de octubre)





APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS (INNOVACIÓN EDUCATIVA)



El liderazgo es la capacidad por excelencia del docente.
Los docentes son líderes de sus estudiantes y esto se consigue a través de la autoridad docente. Hoy en día, en las aulas se habla de falta de autoridad e incluso, se han promulgado códigos sobre la potestad que tiene el Docente en el aula; ésta emana de su nombramiento,  su posición como líder se expresa a través de las notas, proyectos internos, metodologías de aprendizaje, manejo de grupo y de padres de familia, mientras que la autoridad, se consigue a partir de la confianza, la cual nace de un conjunto de competencias emocionales.
¿Eres un Líder Educativo? Existen varios modelos de liderazgo, pero queremos compartir contigo algunos que consideramos válidos y relevantes para los Docentes y los Directivos.

Liderazgo transformacional, es un proceso común de líder y seguidores para avanzar a un nivel más alto de la moral y la motivación. Es una transformación que produce cambios significativos tanto en el equipo como en la institución. (James MacGregor Burns y Bernad M. Bass) El liderazgo transformacional pedagógico es el fundamental, en un centro educativo, es su núcleo, su razón de ser y hacer, lo que da sentido último a la dimensión de compromiso e incluso de vocación de la tarea docente, porque gracias a él los sueños toman cuerpo y se encarnan en proyectos concretos, únicos y singulares, anhelados por una comunidad.
El liderazgo servidor. Estamos hablando de una forma de liderazgo basado en el deseo de servir a los demás y a un propósito más allá del interés personal. El liderazgo servidor hace que los conceptos de poder y de autoridad sean reexaminados desde un punto de vista crítico, y que la relación mutua sea menos opresiva. Servir y guiar acaban por convertirse, pues, en dos funciones de los “constructores positivos” de un centro mejor, es decir, de un liderazgo orientado al bien común.
El liderazgo responsable, es aquel que cuida de los valores comunes de la comunidad educativa: Directivos, Docentes, Estudiantes, Padres de Familia y la localidad donde se ubica la Institución Educativa. Ofrece inspiración y perspectiva sobre el futuro deseado. Apoya a todos los miembros. Crea sentido y significado. En este liderazgo esta presente el “encargarse de la realidad” significa actuar e involucrarse, construyendo la realidad. 
El liderazgo distribuido. El liderazgo no es algo que hacemos a otras personas, es algo que hacemos con otras personas. En las instituciones educativas, necesitamos un proyecto conjunto, no un conjunto de proyectos. Sólo podremos lograr una visión compartida si todos trabajamos en colaboración al servicio de un objetivo común, mediante diferentes comunidades o unidades de liderazgo. El liderazgo no es una cuestión de rangos, sino de escalas.
El liderazgo educativo permite el paso del modelo de líder centralizador (ordenar y controlar) al de líder distribuidor (coordinar y cultivar). Del modelo autoritario al modelo facilitador, de mandar a saber crear compromiso y de imponer a crear objetivos comunes. Esto significa combinar o a veces sustituir la opacidad por la transparencia, el control por la confianza, el ordeno y mando por el compromiso y la participación, el liderazgo desde arriba por el liderazgo en todos los niveles, el foco en las tareas por foco en las personas. Promueve personas dispuestas a asumir responsabilidades sobre iniciativas, proyectos y encargos.
A su vez, el  método de pensamiento emocional, nos indica dos tipos de liderazgo en los centros educativos:
El liderazgo afectivo que tiene que ver con la capacidad para conseguir desarrollar la madurez emocional del alumno y el liderazgo pedagógico que los hace capaces de conseguir que los estudiantes consiga el mejor aprendizaje de competencias con el menor esfuerzo.
Liderazgo afectivo viene caracterizado por cualidades como el entusiasmo, la creatividad, la proactividad, la capacidad para fomentar el diálogo, la capacidad para fomentar el trabajo en equipo, la capacidad para fomentar el espíritu crítico, la capacidad para fomentar en los estudiantes la toma de decisiones, y por encima de todas, la capacidad para inspirar confianza entre docentes y estudiantes.
El liderazgo pedagógico es aquel que consigue los mejores aprendizajes por parte de los docentes y requiere otro conjunto de competencias como puedan ser: capacidad para motivar a los docentes desde una motivación intrínseca, clarificar las funciones de los docentes, capacidad para utilizar el método socrático, esto es, conseguir implicar a los estudiantes en su aprendizaje desde los conocimiento previos que ellos tienen, capacidad para individualizar la enseñanza, el uso de metodologías activas, y el uso frecuente, adecuado y democrático de la evaluación con sus muchas formas y posibilidades
En el  liderazgo pedagógico podemos encontrar también el liderazgo en la organización escolar que requiere de competencias como: la capacidad de ayudar al centro a que encuentre su identidad, la capacidad para implicar en nuevas metodologías de centro como puedan ser las comunidades de aprendizaje y la habilidad para manejar la micro política, las líneas de influencia y de poder ejercido por los diferentes integrantes de la comunidad escolar.
De: enclase.com.co
MÁS EDUCACIÓN MENOS POBREZA IGUAL PROGRESO PARA TODOS
(+ Educación - Pobreza = Progreso para todos)




SER PADRES

CÓMO AYUDAR EN LAS TAREAS ESCOLARES -10 CONSEJOS-

Los niños rinden más en el colegio cuando sus padres se interesan de forma activa por sus deberes y tareas escolares, así les demuestran a sus hijos que lo que hacen es importante.

No se trata de pasar largas horas encorvado sobre su escritorio sino apoyarlos demostrándoles sus habilidades de organización y de estudio, explicándoles un problema complicado o animándoles a que se tomen un descanso cuando lleven cierto tiempo trabajando en las tareas escolares.


Y, ¿quién sabe? ¡Es posible que los padres aprendan alguna que otra cosa en el proceso!


Algunos consejos para guiarle en este camino:

  1. Conozca a los profesores de su hijo y cuáles son sus objetivos. Asista a las reuniones escolares, como las de padres y profesores, para conocer mejor a los profesores de su hijo. Pregúntales acerca de lo que esperan de los deberes y sobre cómo debería implicarse usted.

  2. Establezca un área adecuada para hacer los deberes. Asegúrese de que el niño dispone de un lugar bien iluminado para hacer los deberes y de que tiene a mano el material escolar necesario (papel, lápices, pega, tijeras ...).

  3. Establezca un horario regular para estudiar y hacer los deberes. Algunos niños trabajan mejor por la tarde, después de merendar y de un período de juego, mientras que otros prefieren esperar a después de la cena.

  4. Ayúdele a diseñar un plan de trabajo. En los días en que tenga un volumen importante de deberes o cuando tenga que iniciar una tarea escolar especialmente complicada o pesada, anime a su hijo a dividirla en partes más manejables. En caso necesario, ayúdele a elaborar un horario de trabajo para ese día o período y, a ser posible, pídale que se tome 15 minutos de descanso después de cada hora de trabajo.

  5. Reduzca al mínimo las distracciones. Esto engloba la televisión, la música alta y las llamadas de teléfono. (De todos modos, en algunas ocasiones una llamada de teléfono a un compañero de clase sobre una tarea escolar en concreto puede ser de gran ayuda.)

  6. Asegúrese de que su hijo hace su propio trabajo. No aprenderá nada si no piensa por sí mismo y comete sus propios errores. Los padres pueden hacer sugerencias y dar indicaciones para orientar a sus hijos. Pero el aprendizaje debe estar en manos de los niños.

  7. Motive y supervise a su hijo. Pregunte a su hijo sobre las tareas escolares, los controles y los exámenes. Apóyelo, revise que ha completado los deberes y trasmítale el mensaje de que puede acudir a usted cuando tenga preguntas o haya algo que le preocupe.

  8. Dele un buen ejemplo. ¿Le ve su hijo organizándose bien el tiempo o leyendo libros? Los niños son más proclives a seguir el ejemplo de sus padres que sus consejos.

  9. Elogie su trabajo y su esfuerzo. Cuelgue en la nevera un examen o trabajo artístico donde sacó un sobresaliente. Comente sus logros académicos a sus parientes.

  10. Si su hijo tiene constantemente problemas con los deberes escolares, pida ayuda. Hable al respecto con su profesor. Hay niños que tienen problemas para ver bien la pizarra y necesitan llevar gafas; otros pueden necesitar que los evalúen por tener problemas de aprendizaje y/o un trastorno por déficit de atención.